El Dolmen



 

 

Ven a Asturias y disfruta de una casa de alquiler integro con categoría de tres trisqueles.


El Dolmen en Ponticiella es una casa de aldea de 3 plantas que ponemos a su disposición desde ya mismo:

- Capacidad para 7 personas.
- 3 habitaciones dobles (dos de ellas con baño) y supletorias.
- 3 baños: dos en habitaciones con ducha y uno, el principal, amplio con bañera.
- Amplia cocina completa: vitrocerámica, horno, lavavajillas, lavadora, nevera, congelador, microondas, batidora, etc. 
- Salón-comedor con chimenea, TV (TDT) y biblioteca.
- Amplio desván (bajo-cubierta / tercera planta), con amplia zona común.
- Posee calefacción eléctrica en toda la casa.

- Zonas ajardinadas: finca cerrada con amplias zonas verdes, porche amueblado y cubierto, parque infantil, garaje cubierto (sótano).
- Piscina.

 


El Dolmen era una antigua sastrería rural que ha sido restaurada utilizando los material típicos de la zona (castaño, roble, pizarra, piedra...). Es un hogar que recuerda la vida de hace cincuenta años en el campo asturiano pero con las últimas y más modernas comodidades de hoy en día.
La aldea de Ponticiella es capital de parroquia y pertenece al concejo de Villayón, conocido por su cultura de agua. El cual ha sabido preservar su medio natural para el uso y disfrute del visitante.

La casa está situada en la plaza de Ponticiella de la que parten todos los caminos del pueblo, incluida la ruta hasta la cascada de Méxica (1 hora a pie) y las carreteras comarcales (AS-35. Villayón-Boal). Allí mismo, en la plaza (llamada “A Pumarega”) está situada la fuente del pueblo con agua fresca y pura todos los días del año.


El agua pura que hace de esta zona un territorio con una centenaria cultura del agua, basada en sus múltiples cascadas, embalses con ecosistemas únicos y deportes acuáticos, ríos trucheros, etc. Donde existe una amplia cultura en los antiguos oficios de aprovechamiento del agua como son lo molino u “ El molín” de agua, el batán, los ferreiros, etc. Oficios muy arraigados en la zona.


La belleza natural con toda su fauna y flora autóctona del occidente asturiano. El arte y la cultura, plasmada en la antigua artesanía de la zona, que ha perdurado durante décadas en la memoria de los habitantes, de estas aldeas pérdidas y lo profundo de sus valles donde las actividades tradicionales y la tranquilidad de su día a día se junta con la intrigantes leyendas de la mitología asturiana, junto con los vestigios dejados en sus tierras por antiguas civilizaciones que poblaron la zona hace miles de años, dejando su firma en cada uno de sus bosques, caminos, ríos, paredes, etc.


Un lugar donde parece que no ha transcurrido el tiempo, por su belleza natural y cultura viva en cada uno de sus rincones; todo lo necesario para pasar unos días de tranquilidad en contacto con la naturaleza, la pureza de sus aguas, la tradición de sus costumbres y la acogedora vida de sus habitantes.
Se trata de una aldea donde se puede convivir con sus habitantes y con cada una de sus actividades diarias.

Comarca rica en restos arqueológicos, museos etnográficos y riqueza paisajística, con cascadas, rutas de montaña y embalses para la práctica de deportes acuáticos. Todo ello se complementa con la posibilidad de degustar una rica gastronomía.

¿Qué es un dolmen?

En bretón quiere decir mesa grande de piedra, es una construcción megalítica consistente en dos losas (ortostatos) hincadas en la tierra en posición vertical y una losa de cubierta apoyada sobre ellas en posición horizontal; todo ello cubierto con tierra, formando un túmulo. Su función suele ser la de sepulcro colectivo, pero también se cree que puede ser una forma de reclamar un territorio, dada la poca entidad de los poblados neolíticos.

Estas estructuras se dan en Europa Occidental, sobre todo en la franja atlántica, y fueron construidas durante el Neolítico y el Calcolítico.

Hemos elegido este nombre para la casa porque la figura del dolmen es muy importante en esta zona de Asturias ya que son típicos de nuestra antigua cultura neolítica. A 6 kilómetros de Ponticiella se encuentra situado “El Dolmen de Entrerríos” o “Dolmen de Barandón” en el Paisaje Protegido de la Sierra de Carondio y Valledor. Santo y seña de la cultura del Concejo de Villayón y de la Parroquia de Ponticiella.